¿Cómo calcular los gastos de envío para un Ecommerce?

¿Cómo calcular los gastos de envío para un Ecommerce?

Indice de contenidos

¿Tienes un E-commerce y necesitas realizar envíos Nacionales?

Aquí te lo explico.

Desde nuestra experiencia trabajando codo con codo con Ecommerce, te digo que una de las cosas que peor llevan, es la de marcar el precio de los gastos de envío. Estamos acostumbrados a que Marketplaces como Amazon y Alliexpress ofrezcan envíos gratis.

El consumidor se ha vuelto totalmente reacio a pagar por ellos. Es una de las principales barreras a la hora de vender un producto en internet (llegar a la página del carrito y ver que hay que pagar si quieres recibir tal producto en tu casa).

A día de hoy, los envíos gratis son un enorme reclamo y consiguen maximizar las ventas en las tiendas online bastante.

Pero rebajar los gastos del envío hasta el punto de hacerlos gratuitos, puede ser un error según de qué sectores estemos hablando.

Los gastos de envío, como bien dice la palabra son un gasto. Y como gasto que son, hay que pagar de alguna manera por ellos. Además, tenemos que ser conscientes, de que tenemos que pagar también un IVA, que en España es del 21%.

Pensemos si realmente para nuestro negocio, no cobrar gastos de envío es rentable.

Pensemos si realmente nuestro producto puede permitirse cobrar gastos de envío.

¿Cómo calcular los gastos de envío para un Ecommerce?

Nadie tiene la respuesta exacta a estas cuestiones. Como siempre todo depende… pero lo que sí que tenemos claro es que hay que tirar de sentido común y valorar de manera razonable lo que debemos o no debemos cobrar.

Un ejemplo… La tienda Druni, cobra gastos de envío si compras menos de 20€. O lo que es lo mismo, ofrece los gastos de envío gratis a pedidos superiores a 20€. Lógico si pensamos en que Druni vende productos a bajo coste, como por ejemplo una máscara de pestañas de 5,99€ o un pintalabios de 1€.

Otro caso totalmente opuesto es el de Maison du Monde… que por un sofá cama de 309€ te cobra 49€ de gastos de envío o recogida en tienda. Lógico, por las dimensiones y dificultades de logística en el envío.

Como veis, son dos casos muy opuestos pero muy coherentes. No se deben cobrar grandes gastos de envío por productos con precios muy reducidos pero tampoco deben no cobrarse si el gasto del envío es para la empresa muy elevado debido a su dificultad.

Pero existen opciones atractivas que nos ayudan a diferenciarnos de la competencia. De echo, lo interesante es llegar al punto de que nuestros clientes amen tanto a nuestro producto, que paguen lo que sea necesario por él.

¿Qué opciones tenemos en relación a los gastos de envío para diferenciarnos de la competencia y trabajarlos de manera profesional?

Te doy ideas:

  • Gastos de envío gratis.
  • Gastos de envío fijos.
  • Tarifa plana por suscripción.
  • Gastos de envío gratis a partir de X cantidad de pedido.
  • Gastos de envío según el peso.

Como anteriormente os comentaba, es todo muy relativo y va en función del tipo de negocio.

Si pensamos en negocios tipo sectores de moda, en el que se compran prendas que puede que cuando te las pruebes no queden bien o necesites una talla mayor o menor. Se pueden cobrar varios tipos de gastos de envío. Lo que yo haría:

Gastos de envío gratis.

Gastos de envío gratis por volumen de compra. Eso siempre… pero ofreciendo la posibilidad de cambio. Si han comprado solo una prenda y han pagado gastos de envío, hay que considerar la opción de que puedan realizar cambios sin ningún tipo de coste. Si han comprado varias prendas y quieren cambiar o devolver solo una, puedes ofrecer gastos de cambio o devolución por un precio relativamente bajo que no te suponga la pérdida de beneficio.

Gastos de envío fijos.

Los gastos de envío fijos son un poco complicados de calcular. ¿Cuál es el precio medio de tu carrito? Calcula el precio medio de tu carrito y fija los gastos de envío en función de ese ticket medio. Unas veces te supondrá un gasto, porque lo que a ti te cobra el transportista puede que esté un poco por encima de lo que cobres, pero puede que otras veces, el transportista, por volumen, te cobre menos de lo que a ti te están pagando… es un poco lioso y enredoso. Pero con un poco de sentido común, salen los números.

Vamos a poner un ejemplo. En ropa (la ropa no pesa mucho), el ticket medio de una tienda suele ser de 35€ y cada envío de coste suelen ser unos 3,95€ + IVA. En este caso, podemos aplicar una tarifa media de envío de 5€. Así cuando el cliente realice una compra por más de 35€ y los gastos de envío superen los 5€ que estás cobrando en tu tienda online, estarás perdiendo beneficio, pero al ser tu ticket medio de 35€, esto te ocurrirá pocas veces.

Tarifa plana por suscripción.

La tarifa plana por suscripción suele aplicarse en E-commerce que suelen tener cierto volumen de clientes recurrentes. Si no es tu caso, no pasa nada. Puedes ofrecerlo, aunque tus clientes no sean todavía fieles, si estás empezando porque seguro que llega el momento en el que la gente comienza a hacer uso de este servicio. Consiste en que paguen un precio fijo mensual y puedan comprar las veces que quieran sin pagar gastos de envío. Pero ojo… esto lleva a que puede que haya algunos clientes que superen la cantidad que pagan y suponga para ti un gasto aunque debería compensar con los que compran poco y no llegan a gastar la cantidad que pagan.

Gastos de envío gratis a partir de una cantidad de compra.

La cantidad, dependerá del beneficio que genere tu producto. En moda, suele haber más margen. En alimentación suele haber menos. Por eso, no podemos hablar de generalidades porque cada sector se maneja con unas cifras totalmente distintas.

Gastos de envío según el peso.

Esta es la opción más rentable porque es la opción en la que puedes ajustar al máximo el gasto de envío para cada producto que vendas.

¿Cómo se hace? Cuando rellenas la ficha de producto, debes especificar las medidas y el precio del producto y establecer la cifra exacta que te proporciona la empresa de trasporte.

Esta opción suele contemplarse cuando hablamos de compras de productos de gran volumen o de precio elevado en el que en cada compra suele añadirse un solo producto.

Existen muchísimas más opciones e ideas que hagan que tu negocio se diferencie del resto… pero lo más importante es pensar en el cliente y en cuales son sus necesidades. Cada sector es distinto y generalizar es complicado.

Y ya sabes… si tienes dudas… puedes escribir en los comentarios!

¡Comparte!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Calcular los gastos de envío para tu Ecommerce también puede ayudarte a marcar la diferencia frente a la competencia. Pero hay que realizar bien los cálculos para no perder beneficios.

¡Comparte!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

¿Hablamos?

Suscríbete

Back to Top